25.9.17

Cuadro italiano de un paisaje muy sencillo

Este pequeño cuadro lo encontré en un escaparate de Italia, en Milán concretamente. No es nada complejo de realizar, pero sobre todo me llamó la atención la tranquilidad que transmite, el color potente y a su vez la suavidad de sus factura, reflejando esos lagos suizos e italianos que se han ido formando en toda esa zona de Europa, y que tan hermosos son. Las flores acompañan perfectamente enmarcando el paisaje.

Sería un ejercicio perfecto para los que empiezan a pintar de forma autodidacta. Ayuda sin duda a soltar la mano con pinceladas variadas, a controlar el color y a empezar a crear difuminados suaves y sencillos.

17.9.17

Mujer Ocre de Willem de Kooning. Un cuadro de dormitorio

Este cuadro titulado Mujer-Ocre, uno de los cuadros de desnudos femeninos de Willem de Kooning, ha permanecido robada durante 30 años, presuntamente por las mismas personas que la habían colgado en su dormitorio para contemplarla desde la cama.  


Fue robada del Museo de Arte de la Universidad de Arizona, en Tucson, en el año 1985, y permaneiço en el dormitorio del matrimonio de los Alter, hasta que ya fallecidos ambos, un sobrino decidió vender todos los enseres que había en la casa.

Por 2.000 dólares vendió este cuadro que consideró feo y una copia, cuando en realidad está tasado en unos 83 millones de euros. Un mal negocio del sobrino, por pensar que sus tíos eran además de buenas personas, unos pringados.

15.9.17

Obra aborigen australiana de Doreen Reid Nakamarra

La artista Doreen Reid Nakamarra, aborigen australiana nacida en la ciudad de Warburton, nos presentó este acrílico del que dejamos una sección para ver su técnica de trabajo. Una de sus últimas obras, del año 2008 con pintura acrílica sobre lienzo.

La tradición de la pintura acrílica en el colectivo Papunya a principios de los años setenta del siglo XX fue la génesis del movimiento de arte aborigen contemporáneo en Australia de este nombre.

Muchos artistas del colectivo pasaron a forjar carreras importantes por libre, incluyendo a Doreen Reid Nakamarra, quien expuso en Moscú, Londres y Nueva York.

Doreen Reid Nakamarra creó un extenso cuerpo de trabajo enfocado en una narración, transmitida a ella por su marido, que cuenta con el agujero de roca Marrapint, una fuente de agua vital cerca de las Hills (Colinas) Pollock en Australia Occidental.

Aquí un grupo de mujeres ancestrales viajan a este lugar desde hace siglos. Y algo tan simple como ese movimiento social, es lo que realiza en esta obra la artista Doreen Reid Nakamarra.

Líneas horizontales muy estiradas que se extienden a través del lienzo, evocando los planos del desierto, mientras que unas líneas más cortas finamente realizadas en trazos verticales registran el movimiento de las mujeres a medida que atraviesan el paisaje arenoso.

Mihrab de la ciudad de Isfahán, hoy en New York

Esta imagen nos muestra un Mihrab (nicho o lugar de rezo) creado en el actual Irán, de la ciudad de Isfahán, enmarcado en un mosaico de azulejos cortados y policromados, pegados sobre mortero. Es un ejemplo que se puede ver en The MET de New York, bellísimo, y que ha servido de ejemplo para otras obras similares de mucho menor tamaño, que algunas familias ponen en sus hogares.

En la inscripción árabe, contiene un hadith del Profeta Muhammad que dice:

“Dijo el Profeta, en El sea la bendición y la paz, que no hay Dios sino Alá, y que Muhammad es su Apóstol y el Imán bendito, y en la limosna, en la peregrinación y en el ayuno de Ramadán. Y Él dijo: “La mezquita es la morada de cada creyente”

Este nicho de oración o mihrab, fue originalmente colocado en la pared de gibla (dirección hacia La meca) de una escuela teológica en Isfahán, conocido como la Madrasa Imami, construido justo después del colapso de la dinastía de Ilkhanid. Este Mihrab se cree construido en el año 1354.

El mihrab fue creado uniendo azulejos cortados para producir sus diseños intrincados del arabesque y de la caligrafía. El resultado es uno de los ejemplos más tempranos y más finos del mosaico de azulejos árabes. Espléndida obra de decoración arquitectónica religiosa, este mihrab es una de las obras más significativas de la colección del Museo MET.